Sobre la moción de censura de Podemos 2

1.- Podemos está en su legítimo derecho de tener una estrategia política para crecer electoralmente.

2.- La moción de censura es una herramienta perfectamente legal.

3.- El gobierno del PP merece una moción de censura. No ya por los casos de corrupción por muchos que haya. El problema fundamental es que está claro que desde el PP conocían dichos casos y los han encubierto obstaculizando la acción policial y judicial para perseguirlos a través del abuso de herramientas del Estado de Derecho en el Ministerio del Interior, el Ministerio de Justicia y la Fiscalía General del Estado lo que es un escándalo e inaceptable democrática y políticamente.

4.- Una moción de censura en España es constructiva. Eso significa que tiene que haber una alternativa con un candidato a la presidencia y un programa político al margen que se tengan o no los votos. No es serio anunciar su presentación sin contar con los votos necesarios ni con ninguna otra formación que pueda proporcionarlos, y menos aún sin anunciar candidato y programa. El orden es el inverso salvo que lo que se busque sea la foto y no el triunfo de la propuesta.

5.- No es casualidad que Podemos anuncie una movilización a favor de la moción de censura el 20 de mayo, el día anterior a las primarias socialistas. Evidentemente Podemos no tiene por qué ajustar su calendario al de ninguna otra formación política. Ya lo hizo en el Congreso de Vistalegre coincidiendo en las fechas con el Congreso del PP. Podemos es libre de elegir sus fechas y elige sus fechas en función de sus intereses políticos. Nada le obligaba a coincidir con el Congreso del PP y lo hizo porque le interesaba la foto simultánea frente al PP. Nada le obliga a realizar una movilización el 20 de mayo pero lo hace porque quiere interferir en las primarias del PSOE del día siguiente. Es evidente, así que ¿por qué negarlo?

6.- La movilización de Podemos el día antes de las primarias socialistas busca perjudicar a Pedro Sánchez. El militante socialista no ve con simpatía a Pablo Iglesias incluso aunque muchos reconozcamos que hay que tratar con él si queremos que en el futuro haya gobiernos de izquierda en España y porque muchos antiguos votantes socialistas desilusionados están en Podemos. Por eso, porque muchos militantes socialistas no tragan a Pablo Iglesias, una demostración de Podemos el día previo a las primarias va a encabronar a una parte importante de la militancia y en su cabreo pueden plantearse apoyar a la candidatura más hostil con Podemos. Como en Podemos no son estúpidos eso deberían saberlo. Y si lo saben y realmente les interesase que Pedro Sánchez, el candidato más abierto a pactos por la izquierda, ganase, no lo harían o no lo harían ese día. Alguno pensará «no, hombre, no, si Iglesias dijo que prefería de secretario general a Pedro Sánchez».

Es mentira. Iglesias no prefiere a Sánchez sino a Susana Díaz, como también la prefiere el PP y por los mismos motivos. Con Susana Díaz el PP confía en una oposición socialista domesticada como la que tenemos ahora. Eso sumado a la hostilidad de Díaz frente a Podemos incapacitará ningún acuerdo por la izquierda y ningún trasvase de votos de Podemos hacia el PSOE y como Podemos solo es incapaz de sumar suficientes votantes para gobernar el PP se garantiza gobierno para muchos años. Por su parte Podemos confía en que con Susana Díaz el discurso del PSOE sea de hostilidad hacia Podemos y siga la misma línea política que con su abstención permitió el gobierno del PP y que así en Podemos puedan consolidar su electorado y seguir sumando apoyos por la izquierda convirtiéndose en la segunda fuerza política del país. Ambas estrategias: la del PP y la de Podemos, coinciden en que Pedro Sánchez podría ser una amenaza a sus intereses partidistas. Pero no pueden decirlo en alto porque entonces Sánchez aglutinaría más voto.

7.- Dicho todo lo anterior, y cambiando de tema, me sorprende el alborozo y la alegría con la que los susanistas han recibido la carta de respuesta de Javier Fernández a Pablo Iglesias respecto a la moción de censura. La gestora del PSOE tiene fecha de caducidad. En cambio la moción de censura no tiene fecha. Lo razonable por tanto hubiese sido que la gestora declinase la invitación a participar en la moción de censura ya que el PSOE, como es público, está en pleno proceso de elegir una nueva dirección, y remitiese a Pablo Iglesias a que trasladase dicha invitación a la nueva dirección una vez fuese elegida. Eso sería lo razonable. Y todo lo demás sobraba, la verdad. Pero hay quien no se resiste a marcar puntos políticos que no tocan apelando a las tripas. Luego dirán que somos los sanchistas los que nos dejamos llevar por las vísceras.

This post was written by
Abogado y militante del PSOE de Gijón desde 1999. Inquieto. Crítico. Comprometido. Gran aficionado a la lectura. Padre y esposo.

Deja un comentario

¿Cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?

¿Estás seguro?

Al no aceptar ya no tendrás acceso a nuestro sitio y se te desconectará.