No se enteran

Como dicen en Estados Unidos todas las elecciones presidenciales son una votación entre cambio y continuidad. Ser hombre o mujer, blanco o negro, guapo o feo, listo o tonto, prudente o bocazas por supuesto influye en el resultado final. Pero lo más importante es qué representas, si llegas al electorado y si conectas con sus preocupaciones o su manera de ver el mundo.

Eso ha pasado el martes en Estados Unidos pero llevamos viéndolo por todas partes desde el inicio de la crisis. Candidatos populistas con programas irrealizables, cuestionamiento del sistema político, hartazgo con las élites que han dirigido la nación… Las democracias más consolidadas están siendo víctimas de ese virus: Reino Unido, Francia, Alemania, ahora Estados Unidos… pero también España.

Hay toda una generación de personas jóvenes con derecho al voto amargadas y desilusionadas porque no tienen empleo, o es precario, o cobran poco, tarde y mal, o siguen viviendo con sus padres, o en una vivienda que no es suya o cuya hipoteca apenas pueden pagar, o quieren formar una familia y no pueden, o ya la tienen y a duras penas hacen frente a los gastos diarios, o tienen hijos y cada inicio de curso es un suplicio económico. Y todo eso mientras hacen horas y horas en trabajos para los que no estudiaron y que no les gustan o peor aún, echando currículums sabiendo que tendrán suerte si reciben alguna llamada. Ese no es el mundo de éxito que ven a través de la televisión o de internet y del que se sienten excluidos. Tampoco es el mundo en el que esperaban vivir cuando eran unos niños y tenían ilusiones de cómo sería su vida en el futuro.

¿Cómo no van a estar decepcionados estos votantes? ¿Cómo no van a cabrearse cuando personas con generosos sueldos públicos afirman que todo va bien o que todo se arreglará pronto y que sólo necesitan un poco más de paciencia pero ven que pasa un año pasa otro y todo sigue igual? ¿Cómo no van a clamar contra la corrupción que les empobrece, mientras contemplan la vida de privilegio de los corruptos? ¿Cómo no van a indignarse cuando ven que las leyes les dejan de lado, o pretenden silenciarles, o ponen en peligro su ya frágil situación?¿Es que se les ofrece alguna salida? ¿Algún consuelo? ¿Alguna luz al final del túnel? ¿Cómo no van a dar el voto a quienes les pintan un futuro mejor en vez de más de lo mismo?

Es fácil echar la culpa al electorado cuando no votan lo que tú quieres. Pero las élites políticas deberían respetar más la inteligencia de esos votantes. Vivimos una época en que la ciudadanía exige cambios y no puedes ofrecerles que todo siga igual. Y si esas élites políticas no quieren enterarse de cuál es el humor del electorado que no se extrañen cuando este les vuelva la espalda. Porque ya lo están haciendo.

Publicado en La Voz de Asturias el 13 de noviembre de 2016

This post was written by
Abogado y militante del PSOE de Gijón desde 1999. Inquieto. Crítico. Comprometido. Gran aficionado a la lectura. Padre y esposo.

Deja un comentario