Un nuevo capítulo

No es propio de un partido democrático laminar a aquellas candidaturas perdedoras. No es propio de un partido democrático que las candidaturas ganadoras ocupen todo el espacio político negando a los derrotados legitimidad o representatividad alguna.

Un partido político es un organismo vivo formado por personas que no siempre coinciden en su manera de ver las cosas. De la diversidad de opiniones y con su debate es como un partido se enriquece y aparecen nuevos liderazgos. De ahí la importancia de la existencia de otros puntos de vista dentro de la organización y que lejos de eliminar las discrepancias internas deban cuidarse y protegerse, sabiendo que opinar distinto no es una mancha y que la libertad de expresión no es retórica vacía.

Es de una gran ingenuidad pensar que una nueva dirección política puede romper todo vínculo con el pasado porque es ese pasado el que origina el presente que estamos viviendo. Un partido también es un legado de personas, historias y políticas, no siempre positivas, acertadas o ejemplarizantes. El PSOE actual no es sólo hijo de Pablo Iglesias sino una larga cadena compuesta por millones de nombres de militantes y votantes entre los que destacan aquellos compañeros y compañeras que han tenido grandes responsabilidades.

González o Zapatero en lo nacional, De Silva, Rodríguez Vigil, Trevín, Areces o Javier Fernández en lo autonómico, Palacio, Areces o Felgueroso en lo local: son apellidos de personas que están indisolublemente ligadas a la historia del Partido Socialista. Pero que sean parte de nuestro legado no significa que todas las decisiones que hayan podido tomar hayan sido correctas o hayan sido las mejores.

Gobernar no es fácil pero debemos tener presente que, como en nuestra vida, los errores no siempre se deben a la maldad o al egoísmo, sino también a la falta de información, a la falta de recursos, a la mala suerte o al mero transcurso del tiempo que convierte decisiones en su momento aparentemente acertadas en errores. Pero nuestros errores, como nuestros aciertos, forman parte de todos nosotros, con ellos tenemos que vivir pero, si está en nuestra mano, también debemos, por difícil que sea, reconocerlos, disculparnos y corregirlos. No todo ha sido malo ni todo ha sido bueno. ¿Se han cometido errores? Sí. Y también se han cometido aciertos. Y ha llegado la hora de empezar un nuevo capítulo en la historia del Partido Socialista.

Por eso el nuevo PSOE no debe ser lugar de veneración ni de proscripción, sino un lugar acogedor y participativo, íntegro y fiel a sus principios, que respete la inteligencia y tolere la diferencia. El pasado no se puede cambiar pero nos queda todo el futuro por delante.

Ganemos ese Futuro. Juntos.

Tagged with ,
This post was written by
Abogado y militante del PSOE de Gijón desde 1999. Inquieto. Crítico. Comprometido. Gran aficionado a la lectura. Padre y esposo.

2 comentarios on "Un nuevo capítulo"

  • Jose Dario Ibaseta Rubiera. says

    Buenas tardes, lo primero compañero José Antonio, agradecerte que me enviases este correo, bellas palabras y creo que mejores sentimientos, manifiestas muy bien lo que debe ser la conducta de un verdadero socialista. Espero que a partir de ahora pueda disfrutar de Tu amistad y debatir en armonía. Si en tiempos no muy lejanos hemos discutido y te has sentido insultado o molesto, no fue mi intención molestare y jamás insultarte. Pero si aún tienes dudas de mis palabras, mis mas sinceras disculpas y un fuerte abrazo compañero.

    • José Antonio Garmón says

      Gracias también a ti por tus palabras José Darío. Como bien dices olvidemos controversias pasadas. Un abrazo.

Deja un comentario